Partidos con ceremonia de entrega de anillos

Comienza una nueva temporada de NBA, este curso baloncestístico -cómo diría el gran Andrés Montes- 2016/17. Cómo cada temporada, el campanazo de salida lo da un partido concreto, el que enfrenta al actual campeón de la NBA en su propio feudo con un rival aleatorio.

En este caso, Cleveland Cavaliers será el encargado de defender el título de la NBA esta campaña, por lo que para ello debe primero recibir su premio, aparte del Trofeo Larry O'Brien que ya luce en sus vitrinas. Esta noche, antes del inicio de su encuentro ante los New York Knicks en el Quicken Loans Arena, el comisionado de la NBA, Adam Silver, hará entrega a todos los integrantes de los Cleveland Cavaliers durante la pasada campaña de sus respectivos anillos de campeones de la NBA.

Pero no nos olvidemos que después de esta emocionante entrega, sobre todo para los aficionados al baloncesto de una ciudad cómo Cleveland que acaba de lograr su primer gran trofeo, tendremos un encuentro de la temporada regular de la NBA, igual de importante que el resto de los que disputarán los próximos meses. La pregunta que nos planteamos es la siguiente: ¿Cómo afecta a los jugadores que acaban de recibir el anillo de campeón este hecho de cara al encuentro que van a disputar? ¿Les motiva más? ¿Les descentra? ¿Motiva a sus rivales?

No tenemos una respuesta totalmente científica, pero podemos hechar un vistazo a lo que ha ocurrido históricamente en la NBA para tratar de hacernos una idea sobre cómo podría esta ceremonia afectar al rendimiento, tanto del vigente campeón cómo de su rival. Además, contamos con datos de las cuotas que tenían los equipos en las últimas 15 temporadas, algo que puede ser bastante interesante para los amantes de las apuestas deportivas.

2001: Lakers (@1.33) 98-87 Blazers
2002: Lakers (@1.90) 82-87 Spurs
2003: Spurs (@1.36) 83-82 Suns
2004: Pistons (@1.30) 87-79 Rockets
2005: Spurs (@1.28) 102-91 Nuggets
2006: Heat (@1.35) 66-108 Bulls
2007: Spurs (@1.14) 106-97 Blazers
2008: Celtics (@1.38) 90-85 Cavaliers
2009: Lakers (@1.11) 99-92 Clippers
2010: Lakers (@1.31) 112-110 Rockets
2011: Mavericks (@2.75) 94-105 Heat
2012: Heat (@1.35) 120-107 Celtics
2013: Heat (@1.45) 107-95 Bulls
2014: Spurs (@1.62) 101-100 Mavericks
2015: Warriors (@1.15) 111-95 Pelicans

Cómo podemos ver, en estas últimas 15 temporadas, el vigente campeón logró ganar en 12 ocasiones, es decir en un 80% de los casos. Por otro lado, cabe destacar que en dos de las tres ocasiones en las que el vigente campeón acabó perdiendo el partido no era favorito para llevarse el encuentro, dado que en el año 2002 no había favorito, con cuotas igualadas para Lakers (@1.90) y Spurs (@1.90) y en el año 2011 Miami Heat partía cómo favorito para derrotar al defensor del título, Dallas Mavericks. En los 13 partidos restantes, en los que la cuota más alta que hemos visto es la @1.62 de Spurs, tan solo Miami Heat en el año 2006 no logró alzarse con la victoria, cayendo estrepitosamente por más de 40 puntos ante Chicago Bulls. Es por ello que podemos determinar que cuándo un equipo que recibe el anillo sale cómo favorito para ganar su primer encuentro, ha salido vencedor en el 92,3% de las ocasiones. Si en dichas ocasiones hubieramos apostado siempre por el favorito con una cantidad fija de 20€, habríamos ganado un total de 55,6€. Eso sí, todo sea dicho, en más de una ocasión (2003, 2010 y 2014) habríamos sufrido bastante, con victorias por tan solo 1, 2 y 1 puntos, respectivamente.

Por lo tanto, en los encuentros en los que hay un claro favorito, cómo ocurrirá esta noche en la que Cleveland Cavaliers debería imponerse sin mayores problemas a New York Knicks, hemos visto que en los últimos 15 años no ha habido grandes sorpresas, siendo los vigentes campeones equipos bastante fiables tras recibir el anillo. Además LeBron James recibirá este anillo por tercera vez, y en las dos anteriores ganó sin problemas por más de 10 puntos a sus respectivos rivales, otro motivo más para poder determinar que a LeBron James y sus compañeros, el hecho de recibir el anillo que les proclama cómo campeones de la temporada 2015/16, les debería motivar más que descentrar, queriendo poner la guinda al pastel de la fiesta que esta noche acogerá el Quicken Loans Arena.